Hemos  proporcionado un espacio de interacción social entre los niños, sus familias y la comunidad. Las familias de nuestros niños han aprendido  pautas  básicas de convivencia y relación social desde un enfoque de trato digno y  respecto por la diversidad. Es así como se ha logrado  por un lado que los cuidadores vean  y traten a estos niños como personas especiales y no como un problema familiar, y  por el otro, se ha  permitido  la construcción de  lazos de afecto y cooperación  que aportan al mejoramiento de la calidad de vida de niños, familiares y vecinos.

  • FUCAES

    1